martes, 3 de octubre de 2017

Y ahora qué?

¿Y AHORA QUÉ?


Empiezo mi post reconociendo que me equivoqué, el domingo hubo referéndum en Catalunya, y aunque Rajoy sólo viera hilillos de dignidad, en realidad la dignidad del pueblo catalán le desbordó desde la quilla hasta cubierta. En mi defensa alegaré que no tiendo a pensar que un Gobierno pueda ser tan estúpido, pero que le vamos a hacer, me equivoqué y me alegro de haberlo hecho. Sobre lo vivido en las últimas horas esto es todo lo que diré ya que no me siento capaz de hacer un análisis profundo; Gracias Catalunya.

¿Y ahora qué? Pues como no escarmiento hoy me he puesto otra vez la colcha por la cabeza, así que volveré a hacer de Rappel de tres al cuarto. La Declaración Unilateral de Independencia, DUI, parece más cerca que nunca. Los constantes llamamientos al diálogo desde la equidistancia de Podemos o el servilismo del Señor Urkullu son mantras para intentar ser pescadores en un Ebro que baja revuelto hacia el Delta, pero no sirven cuando una parte, el Estado, ha dejado claro que lo del derecho a decidir o derecho de autodeterminación o cómo quieran llamarlo no va con él, y cuando la otra parte sabe que el único camino que les queda es avanzar porque detenerse ya no tiene sentido.

Hoy Huelga General, mañana pleno, el viernes DUI. El 6 de octubre de 1934 la Generalitat declaró la independencia y el simbolismo siempre es importante en estos casos. Y en esta semana todas las miradas puestas en la UE. Que si debe mediar, que si debe reconocer a Catalunya, que si defenderá la integridad territorial de uno de sus miembros con derecho a veto. Sinceramente creo que la última opción es la más plausible. Si aceptamos como hecho histórico que el PsoE siempre ha traicionado a la clase trabajadora desde tiempos de Primo de Rivera y Alfonso XIII, también deberíamos reconocer que esta Europa siempre ha estado más cómoda con un totalitarismo al sur de los Pirineos, y si eres republicano va siendo tiempo de que lo reconozcas.

Sin embargo el pueblo Catalán y sus líderes han demostrado sobradamente estos días que son un pueblo con recursos, y la “comunidad internacional” no termina en la UE. Hay otros pueblos y Estados, con otros intereses, que probablemente no estén viendo con malos ojos todo este proceso. (A partir de aquí quede claro que tengo mis filias y mis fobias pero que intento ser lo más objetivo que puedo) En primer lugar los gringos con Trump a la cabeza. Para los USA y el new-new Deal trumpiano cualquier cosa que pueda debilitar, aunque sea levemente, la economía de sus socios europeos le beneficia y a pesar de los últimos intentos (compra de aviones incluída) del Estado, la Casablanca ya ha dicho en varias ocasiones que el 2 de octubre hablaría con el Govern que saliese del referéndum. Tampoco es desdeñable la posibilidad de un apoyo israelí. El estado sionista está falto de socios en un Mediterráneo cada día más hostil hacia sus políticas de Apartheid y genocidio, y su apoyo es probable que condicionase al gigante yankee. Por su parte el gran oso ruso, si ve la oportunidad no se quedará al margen. Su única presencia en el Mediterráneo se la asegura Siria, un polvorín, y con Turkía y su estrecho de Bósforo las negociaciones son difíciles, Erdogan sabe explotar su situación de pretendida. Así que Catalunya, como Grecia en su momento, puede ser una opción a explorar. Habrá que esperar.

¿Y el Estado? Imagino, aunque ya han demostrado previamente su caminar errático, que dará más de lo mismo. Negativa a una salida dialogada, no reconocimiento y más represión. La secuencia lógica sería la implantación total del art. 155, la detención de todo lo que se pueda detener, Govern, dirigentes de Òmnium y ANC, de las CUP, ERC, PdeCAT… etc. ¿Ilegalización de los partidos independentistas, secesionistas para el Estado? Parece improbable pero la experiencia no les salió mal, a corto plazo, en la CAPV. Después convocar unas elecciones adulteradas y colocar de Virrey al Rivera. Sin duda esto implicaría una respuesta del pueblo y un pulso constante, pero ya han demostrado el domingo que están dispuestos a lo que sea, y de momento la respuesta internacional no ha pasado de algún discurso crítico en las primeras horas que se está moderando según éstas van pasando.


Sea lo que sea, se está quedando un día bonito para soñar, que soñar con lo imposible es el primer paso para alcanzar la realidad.