lunes, 22 de mayo de 2017

Patxilo lee a Sun-Tzu

PATXIlo LEE A SUN-TZU

            Sí, ha ganado Sánchez. Y aunque a muchas nos dé igual lo que ocurre dentro de las cuatro paredes de la Pesoe, lo cierto es, que a otras tantas nos ha sacado una pequeña sonrisa de satisfacción imaginándonos a Felipe González acariciando su gato y maldiciendo la fortuna del Inspector Gadget. Pero no nos engañamos. Un cambio cosmético es eso, un cambio cosmético. Largo Caballero también repudió al PSOE que apoyó a Primo de Rivera… después de haber apoyado a Primo de Rivera.

            Pero hoy no voy a hablar de las primeras espadas, no, voy a hablar del ícono con casco blanco de nuestra época. Del primer lehendakari socialista que pactó con el PP para aprovechar la ilegalización de otros. De aquel visionario que se fue a Texas, porque era más importante vendernos el Fracking que lo que tuviera que decir un comunicado de ETA, aunque fuera el que muchas esperábamos. Sí, ya sé que se le juzgó muy duramente, al fin y al cabo el actual Lehendakari, un Lehendakari como Dios manda, ha antepuesto la inauguración de un nuevo ramal del metro bilbaíno a la entrega de armas, y también éste ha pactado con el PP.

            Patxi López, “patxilo” pa´los amigos, ha sido diana de burlas y chanzas durante todas las primarias. El que más y el que menos nos lo imaginamos dando saltitos al otro lado de la barra del bar, con los brazos estirados y gritando; “¡Estoy aquí! ¡Estoy aquí!” sabiéndose perdedor, sin opciones. Sin embargo, hoy tengo la sensación de que el tiempo le va a dar la razón. Supo leer el endiablado tablero de juego y optó por jugar “al Príncipe”. Patxilo no soñaba con ganar. Patxilo luchaba por su supervivencia y sobrevivirá.

            Al contrario que ese ser histriónico y casi bufón, Taifa catalán del PSC, que pasó de defender a Sánchez a traicionarlo en pocos días, y de ahí a ser el primero en felicitarlo y volver a ser su fan(ático) number one, con aspavientos de todo tipo y bailando la polka si es menester. Patxilo se lanzó con su barca a navegar entre dos aguas. Sabíase perdedor, pero no rival. De modo que pasada la tormenta pondría sus débiles naves al servicio del Comandante de la Armada, sin sufrir purgas ni venganzas. Y eso hoy, que muchos barones temen por sus barbas y gaznates, es una gran victoria. No se le escapó su pequeño condado y hoy lo pondrá a los pies del General.

            Pese a quien pese, Patxilo ha sabido moverse en el arte de la guerra. Y aquí termina todo. Porque la batalla habrá sido cruenta. Puede que haya habido muchas bajas. Pero las naves siguen yendo a la deriva. Por mucho puño en alto, por mucha internacional entonada, de la noche a la mañana no se borran 138 años de historia de traiciones. La Pesoe puede que endurezca un punto su mensaje de oposición, puede. Pero que nadie espere que vuelvan a abrazar a Marx. Salvo a Groucho, claro. “Eres la copia de una fotocopia, que nunca ha tenido original” (Los Rebeldes; Dinero, fama y poder)


PD; Con tanto quiebro y requiebro, si finalmente el PsoE retira su apoyo al PP en Madrid, el PNV puede convertirse en el sostén imprescindible del PP para alargar la legislatura. Pactos de derecha ultramontana. Y el PNV gobernará en la CAPV con el apoyo de las huestes de Patxilo y el PP. Hagan cálculos, la trigonometría política nunca dejará de sorprendernos.