martes, 14 de marzo de 2017

de terrorismo e inhabilitaciones

DE TERRORISMO E INHABILITACIONES

“En democracia y en ausencia de violencia se podrá hablar de todo” seguro que les suena, sobre todo si vivís en algún punto entre el Ebro y el Bidasoa, e incluso más allá de los Pirineos. Sin embargo, no sé por qué será que de un tiempo a esta parte, tengo la sensación de que todas valemos más por lo que callamos que por lo que expresamos. De un tiempo a esta parte, en ausencia de violencia, más allá de la estatal que esa nunca descansa, se multiplican por “n” los casos de chistes, canciones, expresiones y opiniones publicadas en décadas anteriores y que hoy serían invitación directa a la Audiencia Nacional. Hemos pasado del “todo es ETA” al todo es terrorismo. Miedo, represión.

La noche de ayer la finalicé con sensación de deja vu infinito. Por un lado se comunicó la sentencia del referéndum que no fue. Dos años de inhabilitación por poner urnas para que el pueblo pudiera decidir. Aunque lo que nos venden los medios oficiales sea que la inhabilitación proviene por incumplir la Ley, en concreto, por no acatar la decisión del Tribunal Constitucional. No perderé mucho tiempo ni desgastaré mucho teclado con el tema, simplemente, y como repito habitualmente, equiparar democracia a imperio de la Ley no es democracia, sino dictadura. Como decía Cornellio Tácito “cuanto más corrupto es un gobierno, más leyes tiene” Y Ley tampoco es sinónimo de justicia, baste recordar que la esclavitud, el apartheid, el holocausto… eran legales.

Por otro, volvimos a tragar como a tres jóvenes vascos se les acusa directamente de terrorismo tras las cargas y enfrentamientos en Iruñea del sábado. No puedo entrar a valorar las razones de esos enfrentamientos, no puedo valorar la utilización de la violencia, ni represiva, ni defensiva, ni ofensiva, ni de ningún tipo. Y no puedo hacerlo porque corro el riesgo de terminar como esos tres jóvenes, sentado en un banquillo en la Audiencia Nacional, tal vez imputado por enaltecimiento de no se sabe bien qué. “En democracia y en ausencia de violencia se podrá hablar de todo” Está claro que no podemos hablar de todo, y la duda es si estamos en democracia, o si el problema es que sigue existiendo la violencia, aunque dudas tengo pocas.


Sí, estaría bien poder hablar de estrategias, de realidades, de luchas, de confrontaciones. Pero claro, qué esperar de un Estado que prohíbe, persigue y juzga a responsables políticos por querer dar la voz al pueblo, mientras Escocia camina hacia su segundo referéndum en un quinquenio. Claro que eso es en “la pérfida Albión”. Manda … que tengamos que envidiar algo de las islas de su graciosa majestad. Sin embargo, hay una apreciación que no puedo evitar hacer, y está muy relacionado con mi anterior post ruptura o reforma ¿Tiene sentido una estrategia en la que el más cómodo es el enemigo, y convierte en enemigos a los más cercanos?