jueves, 27 de abril de 2017

Cómo hacíamos antes

“COMO LO HACÍAMOS ANTES”

Parece ser que antes lo hacían con la luz apagada, de manera fugaz y clandestina, ahora ya pueden hacerlo a la luz del día, delante de tu cara, sin miedo. Porque antes pensában que te enfadarías, que no les entenderías, y ahora saben que, además de pobre, eres tonto. Te roban, a manos llenas, a espuertas, y les votas, les agradeces el jaguar en el garaje, ese que jamás tendrás. ¡Pringao!

Algo huele a podrido en Dinamarca. Por el contrario, en el Reino de España, Corona de Castilla por la gracia de un dictador, la podredumbre es el estado natural de las cosas. Viene de lejos y va lejos. Todos untan, se untan y embadurnan; políticos de los principales partidos, sobre todo aquellos de rancio abolengo de camisas azules, empresarios de pedigrí esclavista de vencidos que hoy son ídolos de masas y dueños del balón. Aunque de todo el contubernio sólo alcancemos a ver la puntita a través de unas gafas distorsionadas, las de una prensa al servicio de quien paga, y hoy no se compran periódicos. Lo importante está muy lejos, en la desembocadura del Orinoco.

Que no hay manzanas podridas, que son las raíces y estiércol que lo abona lo que está corrupto. Es el mismo modelo el que lo permite, alienta y ampara. Que el filósofo de Agurain ya lo decía, ¿Cómo es posible pasar de dictadura a democracia de la noche a la mañana sin pasar el cedazo, la criba, a políticos, aristócratas, jueces, fiscales, policías y militares? (La Iglesia no está en nuestras manos). Que en la historia de Castilla (y Aragón) no vencieron Comuneros, ni Irmandinhos, ni pusieron guillotina el 2 de mayo en Malasaña. Que hace falta la lluvia, que hace falta hacer reset, que aunque se empeñen en desdeñarla, humillarla, violarla y desprestigiarla, hace falta revolución.

¡Indignaos! Fue el grito cuasi póstumo de Sampedro. ¡Levantaos! Si queréis tener esperanza. Porque mucho tiene que diluviar en esa España. Y lo siento por tanta gente buena, andaluces altivos de Jaén, extremeños, manchegos y Asturies rebelde, minera y roja, vallekanos piratas a orillas del Manzanares. Tantas amigas insurrectas, solidarias, yo preparo mi partida aunque cueste, aunque duela. Porque fuera puede hacer frío, pero aquí me están asesinando. Anhelo, envidio, amo, y suspiro por Catalunya. Caminante no hay camino, se hace camino al andar. No mires atrás.

Sí, lo sé. Pujol, ITVs, 3%, robo con Senyera. También las oligarquías periféricas son deudoras del régimen, pero Roma no paga traidores, Urkullu lo sabe bien y por eso no se mueve en la foto. Pero antes de construir un mundo nuevo el viejo habrá de morir, eso también lo sabemos. Y no tendremos miedo a las cenizas, ya construimos éste con nuestras manos, nuestro sudor y nuestra sangre, bajo sus yugos y sus látigos, ¿cómo no vamos a construir uno mejor cantando libres de cadenas? Próxima estación; ESPERANZA