lunes, 18 de julio de 2016

80 años y un día

80 AÑOS Y UN DÍA
           

             "¡Españoles! A cuantos sentís el santo nombre de España, a los que en las filas del Ejército y la Armada habéis hecho profesión de fe en el servicio de la patria, a cuantos jurasteis defenderla de sus enemigos hasta perder la vida, la nación os llama a su defensa…”

            De esta forma empezaba el comunicado con el cual el General sublevado Francisco Franco Bahamonde explicaba desde Tetuán sus razones para el Golpe de Estado que sería frustrado por la clase trabajadora en muchas zonas de la Península. 18 de Julio de 1936, día de la infamia. 80 años y nos dicen que las cosas han cambiado, y así debe ser. 80 años dan para mucho, y mientras los niños y niñas de entonces en estas fechas estarían segando, lomo agachado para que el trigo lo moliera la muela del Señor, ahora buscan Pokemons con sus móviles, o buscan comida en los contenedores. Mucho ha cambiado el mundo. La Democracia ha avanzado tanto que los Golpes de Estado de antes ya no llevan largos comunicados en papel, o por la radio, basta con un mensaje en las redes como ha demostrado Erdogan. Todo cambia para que todo siga igual.

            Y ha sido en Turkia dónde, queriendo o sin querer, se ha homenajeado por sus pares al bajito del Ferrol y su camarilla. Porque en 80 años todo ha cambiado y sin embargo todo se parece tanto. Y es que cuando el Sistema se tambalea vuelven los mismos puntales a sujetarlo. Quizás cambien las banderas, aunque también se parezcan tanto las del batallón Azov con algunas pretéritas. Salen como setas los Golpes en estos días. Golpes Militares, de Estado, de falsa bandera como en Turkia, vía decreto, por terror y Estados de Excepción. Y 80 años después todo ha cambiado pero todo se parece tanto. Y los estados hacen sus apuestas y se posicionan al lado que más calienta según los intereses de cada cual, y si Hitler y Mussolini apostaron en su día por los alzados, hoy Rusia, EEUU, Francia o España hacen sus apuestas en Ucrania, Siria, Libia o Turkia.


            Esto último es de obligada comprensión si alguien quiere entender el porqué de las cosas. El porqué derrotado el Nazismo y el Fascismo en Europa al Nacional-catolicismo español se le permitió continuar con sus políticas de represión, asesinatos y cunetas, se le permitió dejarlo atado y bien atado para otros cuarenta años de “democracia”. Hace 80 años y un día, ese día que permite alargar eternamente una condena a todo un pueblo.